• domingo, 18 febrero, 2018

El vergazo: Joseba de las Cinco Llagas, alcalde y cuerpo doliente de Pamplona-Iruñea

Caravinagre
Caravinagre
abril06/ 2016

El cuerpo de Joseba es grande, corpulento, generoso. El cuerpo de un leñador del Irati dirigido por la mente de un fino historiador, embutido en el frac protocolario de un alcalde del cambio. En verdad os digo que es la encarnación misma del “cuerpo de ciudad” que proclama la nueva normativa. Su genuino cuerpo municipal y municifiente, espléndido tanto en tradiciones como en contradicciones: capaz de abanderar heroicamente las “ciudades rebeldes” con Ada y Carmena y al tiempo de asistir, como manda el obispo, a la Función de las Cinco llagas, con la troupe más casta del ayunta… Un cuerpo doliente, pues la pajarita aprieta el gaznate ideológico y las Cinco Llagas, como la procesión de La dolorosa, hierven por dentro. Pero aún hay que aguantar la homilía del pater, que bendice complacido y cómplice el gesto del alcalde porque favorece la “vivencia religiosa” y por tanto la convivencia general, mayormente, con las fuerzas vivas ptv… y no desde luego la, una vez más, postergada laicidad de la institución pamplonica. Y dirán los analistas políticos más astutos: bah, una estampa anecdótica. Pelos abertzales en la gatera municipal. Imprescindible tributo si Bildu quiere aspirar en serio al sillón en la próxima legislatura. Y las demás, ingenuas pamplonautas, pensaremos que quizá sea un aviso a navegantes en lo tocante a expectativas desmedidas; si ni siquiera son capaces de cambiar en lo simbólico, que era lo fácil… ¿qué podemos esperar del resto, de lo realmente importante? ¿de los privilegios, de las auditorías, de las remunicipalizaciones?

Suena solemne el “Miserere”, interpretado por la Capilla de Música de la Catedral, y los banqueros y las roncalesas de pega lucen orgullosos las medallas corporativas mientras exhiben su reverso con el emblema troquelado de las Cinco Llagas.

Vecinas, ¿qué esperabais?, esto es Pamplona, un burgo frío y triste en Semana Santa y una juerga que alucinas en Sanfermines. El cambio de verdad todavía habrá que peleárselo dentro de las instituciones y a pie de calle y, ay, también en la cabeza del pobre Joseba. Nuestro regidor de las Cinco Llagas, chivo expiatorio y sacrificial de una estrategia política de reconocimiento normalizador, lidera circunspecto cual ecce homo ese cuerpo doliente de la gloriosa ciudad de Iruñea, poblado de capuchas y peinetas.

Así que, aunque sea a vergazos en la chistera… ¡zasca!, toma el primero, a ver si aprendes.

Compartir:
Etiquetas: ,
Caravinagre
Caravinagre
A %d blogueros les gusta esto: