• sábado, 21 abril, 2018

El subsuelo de las ciudades también es público

Manu Millera
junio15/ 2016

El Tribunal Supremo acaba de dar la razón al Ayuntamiento de Madrid en el cobro de una tasa a los operadores de la telefonía móvil por la utilización del dominio público local (el subsuelo) por lo que las compañías tendrán que abonar a la administración 33,7 millones de euros por tributos pendientes de pago. Y es una cantidad que corresponde a tan sólo tres años: 2013, 2014 y 2015, a razón de unos 11 millones anuales. La sentencia es del 31 de Mayo de 2016.

Del mismo modo, cabe preguntarse si otras empresas que utilizan la vía pública para llevar sus conducciones (Telefónica, Endesa, Gas Natural, Iberdrola) o, incluso, las que tienen sus depósitos enterrados (Repsol, Campsa) están pagando este derecho en Madrid… ¡y en Iruñea! Son algunas de las corporaciones con mayores beneficios industriales del Estado. Todas ellas del IBEX-35.

Tras una década de litigio por la aplicación de la Tasa de utilización privativa y aprovechamiento especial del suelo o de la vía pública, la sentencia judicial es clara. Así las cosas, los ayuntamientos del cambio pueden y deben seguir ese camino. Es urgente recuperar parte de las plusvalías que obtienen algunas empresas privadas prestando sus servicios, mientras utilizan la parte oculta de las calles que son de todos.

La pregunta entonces es doble: ¿Está el Ayuntamiento de Pamplona recaudando algún ingreso por este concepto? Y, en caso afirmativo, ¿está cobrando todo lo que debe? Estamos hablando, en el peor de los casos, y atendiendo a criterios de proporcionalidad, de millones de euros. Seguramente de cantidades que oscilarían entre los 3 millones y los 10 millones. No es cualquier cifra.

Lo peor de todo es que, teniendo en cuenta el clientelismo y las puertas giratorias, lo más probable es que se haya actuado por omisión. O sea, como suele decirse, mirando hacia otro lado.

Foto: Bill Ebbesen
Compartir:
Manu Millera
A %d blogueros les gusta esto: